Grupo Alonso amplía su flota con la adquisición de nuevas unidades propulsadas por gas natural

Grupo Alonso sigue apostando por un transporte responsable con el medioambiente al modernizar su flota con camiones de Gas Natural Licuado (GNL). Las nuevas unidades destacan por su eficiencia, rentabilidad y están pensadas para operaciones de media y larga distancia. El 17% de los vehículos de la división de transporte por carretera de Grupo Alonso ya son de gas natural.

Las nuevas unidades destacan por su eficiencia y compromiso con el medio ambiente.

Los vehículos tienen una autonomía de 1.600 kilómetros.


Grupo Alonso, con bases operativas en toda la Península Ibérica, acaba de recibir la primera entrega de sus nuevas cabezas tractoras propulsadas por gas natural. Gracias a esta nueva ampliación, la división de transporte por carretera de Grupo Alonso contará con más de 500 vehículos, de los cuáles, un 17% ya son de gas natural.

El objetivo es poder aportar a los clientes y a la sociedad el mayor número de kilómetros verdes. La compañía lleva años ofreciendo un servicio de transporte de última milla con una flota de camiones impulsada por gas natural. Esta nueva adquisición es un paso hacia delante que reafirma a Grupo Alonso como referente en el sector del transporte combinado.

1.600 kilómetros de autonomía

Los nuevos vehículos, el modelo Stralis NP de Iveco, se caracterizan por su eficiencia y apuesta por la ecología. Con una autonomía de 1.600 kilómetros, un motor con capacidad de 13 litros y 460 cv, están pensados para operaciones de media y larga distancia.

Además de la excepcional eficacia energética del motor, ofrece soluciones extra de ahorro de combustible como pueden ser el EcoSwitch, el ratio optimizado del eje trasero, los neumáticos Eco -con baja resistencia a la rodadura- y el DSE (Driving Style Evaluation). De hecho, este modelo es fruto del trabajo de investigación del fabricante, durante los últimos 20 años, en el campo del gas natural.

Transporte sostenible

El uso de gas en el transporte conlleva importantes beneficios ambientales, como la mejora de la calidad local del aire o el freno a las emisiones de CO2, en comparación con su equivalente diésel. Además reduce en un 50% las emisiones sonoras y las vibraciones respecto a otros combustibles.

Actualmente Grupo Alonso está desarrollando su Plan Logístico Global, en el que apuesta por una mayor eficiencia en el coste energético del transporte y la progresiva reducción de las emisiones contaminantes. Otro de los ejes es la intermodalidad como una herramienta fundamental para conectar los principales centros neurálgicos del transporte de mercancías. Este proyecto ha sido cofinanciado por la Unión Europea a través del Mecanismo Conectar Europa.